¿Y por qué hemos olvidado un artículo tan esencial, tan lúcido, tan imprescindible?

Opinión, Opinión de miembros de AIRE, Salvador López Arnal
Comparte en tus redes:

Hablo de un artículo de 1999, de hace más de veinte años: “La cuestión del bilingüismo” de Jaime Petras [1]. El agudo, incansable e imprescindible compañero Vicente Serrano ha recordado su interés y nuestro olvido generalizado en un artículo reciente [2]. Cito, resumo y comento:

La lucha por un cambio social progresista en Estados Unidos y en España, así abre su escrito el sociólogo norteamericano, gira alrededor de reformas políticas, económicas y culturales. Existía ya en aquellos años, finales del siglo XX, un reconocimiento cada vez más generalizado “de que el cambio político y socioeconómico depende cada vez más de la capacidad de los trabajadores para expresar sus demandas y preocupaciones en el idioma en el que lo hacen con mayor facilidad”. Es más, añade, “la creación de una clase obrera capaz de expresarse y segura de sí misma se basa en la recuperación de su historia, de su contribución cultural, de la memoria colectiva de sus líderes y movimientos que dieron lugar a la industria y a los servicios que hicieron que la nación prosperase”.

En Estados Unidos, recuerda Petras, “la lucha de los trabajadores hispanos, asiáticos y afroamericanos oprimidos se centra en cambios fundamentales de los programas educativos y sociales”. Los manuales de Historia se han reescrito, un éxito del movimiento, teniendo en cuenta la experiencia hispana, afroamericana y asiática. Con la misma trascendencia, “las guerras culturales han girado en torno a la cuestión del bilingüismo, el derecho de los niños hispanos y asiáticos a recibir la enseñanza en su idioma nativo, sea español o asiático, así como en inglés”.

Pues bien, prosigue, una situación parecida se da en Cataluña, “donde la clase étnica catalana dominante está imponiendo un sistema monolingüista a la población de habla hispana, incluso en las numerosas ciudades del cinturón de Barcelona en las que la aplastante mayoría de la población y, sobre todo, los estudiantes son hispanohablantes”. La tiranía lingüística de la elite catalana -tiranía es concepto-expresión de Petras- “se justifica mediante una retórica centralista de la que Franco se habría sentido orgulloso: alusiones a un mítico pasado catalán, la necesidad de una vigorosa nación unificada y, más discretamente, el sentimiento de superioridad y arrogancia típico de todos los grupos étnicos que dominan los principales bancos, las empresas y los puestos de gobierno”. No he añadido ni una coma; en mi opinión, en la diana, en todos los casos citados.

Leer completo en Crónica Popular

Deja una respuesta