Cuando las caretas caen. De la izquierda acomplejada, y las lágrimas de Colaudrilo

Jordi Cuevas, Opinión, Opinión de miembros de AIRE, Vicente Serrano
Comparte en tus redes:

de Jordi Cuevas y Vicente Serrano

Ada Colau se siente incomprendida y maltratada, ella que ha cumplido su parte del trato, ella que lo da todo por la causa de “Catalunya”, pel seu dret a decidir. Tanto es así que el pregón de las fiestas de Gràcia se lo regaló a Jordi Cuixart, condenado por sedición –eso sí, indultado por Pedro Sánchez– y que, en un gesto de “inclusión ciudadana” (es ironía), afirmó que lo volverán hacer;, solo le falto meter al Pescadilla y a todos los gitanos en el mundo independentista, vamos, que lo hizo…

El PSC se comió la O de obrero y la E de español con Alfonso Guerra aplaudiendo a rabiar y los nacionalistas Raventós y Obiols encantados con el regalo. Y que Gregorio López Raimundo asumiera que su falta de “catalanidad” le impedía ser Secretario General de los comunistas catalanes del PSUC fue otro de los detonantes para desarmar a la izquierda catalana ante el nacionalismo. Se completó con el seguidísimo de la izquierda de ámbito estatal, siempre acomplejada ante el nacionalismo, como si el franquismo fuera culpa suya. Reivindicar España después de Franco parecía ser contradictorio con la democracia y unos supuestos derechos nacionales. Equiparar Franco y España es la mayor barbaridad que ha hecho, y sigue haciendo, la izquierda oficial.

Si aceptáramos aquella versión que decía que el PP era una fábrica de nacionalistas, habrá que confirmar que la izquierda (PSC/PSOE y UP/Comuns) son una fábrica de abstencionistas desencantados o de votantes de VOX

Leer completo en El Papel  y en Crónica Popular

One thought on “Cuando las caretas caen. De la izquierda acomplejada, y las lágrimas de Colaudrilo

  • Buenas noches, queridos amigos.
    He leído -aprendiendo y coincidiendo como siempre- vuestro último artículo. Os copio la obertura: «Ada Colau se siente incomprendida y maltratada, ella que ha cumplido su parte del trato, ella que lo da todo por la causa de “Catalunya”, pel seu dret a decidir. Tanto es así que el pregón de las fiestas de Gràcia se lo regaló a Jordi Cuixart, condenado por sedición –eso sí, indultado por Pedro Sánchez– y que en un gesto de “inclusión ciudadana” (es ironía) afirmó que lo volverán hacer, solo le falto meter al Pescadilla y a todos los gitanos en el mundo independentista, vamos, que lo hizo… Paradójico que un fanático reclame la cultura contra el fascismo… “llengua, cohesió, cultura, treball, reconeixement i futur” catalá. (Eso sí: Para él, la única cultura, es la catalana).»
    Un pequeño matiz: no es catalana la cultura que defiende el señor Cuixart; lo que Cuixart defiende es la cultura nacional-secesionista .Cat, cosa muy distinta. Para nosotros, y en buena y sensata lógica, es tan parte de la cultura catalana -no más pero tampoco menos- Miguel (que no Miquel) Poveda cantando «La aurora de Nueva York» de Lorca (tomando pie en el maestro Morente) como Llach, por poner un ejemplo que a mí me emocionó mucho de joven, cantando «Campanades a mort», o Serrat cantando «Elegía» de Miguel Hernández. Ni más ni menos. Todo es cultura catalana.
    De la misma forma, no tengo ninguna duda que Carner o Espriu, por poner dos ejemplos conocidos, son parte de la cultura catalana y, al mismo tiempo y sin contradicción, de la cultura española escrita en catalán.
    Un abrazo,
    Salvador

Deja una respuesta