‘Why We Fight’: la ciencia que se esconde detrás de la guerra

Opinión, Opiniones Fronterizas
Comparte en tus redes:

[Por Borja Bauzá]

El debate actual, sin embargo, resulta particularmente encarnizado porque uno de los nuevos paladines de la genética del comportamiento se encuentra muy lejos del conservadurismo esgrimido por colegas como Murray. Ese paladín es, en realidad, una profesora de Psicología de la Universidad de Texas comprometida con reducir las desigualdades sociales llamada Kathryn Paige Harden. Su misión es sencilla de enunciar, pero harto compleja de conseguir: lograr que la izquierda asuma que los genes son parcialmente –y subraya ese «parcialmente» ochocientas veces– importantes a la hora de explicar cómo somos y nuestro rumbo vital. Es más: cree que si la izquierda no lo asume estará regalando a la derecha y, sobre todo, a la derecha radical un argumento científico que podrán manosear como les venga en gana, sin oposición.

La tesis de Martin, cuyo tercer libro se titula Why We Fight y va precisamente de esto, es la siguiente: los hombres se dicen a sí mismos que pelean por una causa noble, ya sea una ideología deseable o la religión verdadera, porque es su manera de racionalizar un impulso difícil de explicar dado que es, en definitiva, un impulso de naturaleza genética.

Seguir leyendo en The Objective.

Deja una respuesta