De las horas de trabajo y de la productividad

Opinión, Opiniones Fronterizas
Comparte en tus redes:

Por el Dr. Fernando G. Jaén Coll. Profesor titular del Departamento de Economía y Empresa de la UVIC-UCC.

Recuerdo haber tratado sobre el asunto en más de una ocasión a lo largo de los años, recuerdo haber escrito con motivo de la reducción de la jornada laboral francesa a 35 horas y tengo especialmente presente mi ponencia en una mesa redonda organizada bajo el título: Horarios, productividad y competitividad, en el año 2006, en Caixa-Fórum, organizada por la Comisión Nacional de Horarios. Volvamos ahora sobre el tema, espoleado por un artículo de los Decodeurs de Le Monde, bajo el título Les affirmations réductrices d’Emmanuel Macron sur le temps de travail des Français: «Nous sommes un pays qui travaille moins que les autres», a affirmé le président lors de la présentation du plan d’investissement France 2030. Une assertion très discutable, publicado el 15 de octubre de 2021 (https://www.lemonde.fr/les-decodeurs/article/2021/10/15/les-affirmations-reductrices-de-macron-sur-le-temps-de-travail-des-francais_6098582_4355770.html), sin pretender enmendarles la plana a los Decodeurs, sino como mero desencadenante del interés por el asunto, pero centrado en España. Ciertamente se puede objetar a los datos presentados por Macron sobre Francia, como lo hacen los Decodeurs de Le Monde, que el año 2020 fue atípico por la pandemia, pero también podemos valorar como atípico el año 2010, pues estábamos bajo la crisis de las subprimes, que aún siendo de otra naturaleza afectó a todas las economías desigualmente y en ambos años las horas trabajadas pueden estar infravaloradas respecto de otros años; por tanto, haremos la comparación del decenio 2010-2020 en cuanto a las horas trabajadas, y luego, al tratar la productividad, adoptaremos el período 2012-2019, que podemos considerar progresivamente expansivo y compararemos con las horas trabajadas en este período, lo que nos mostrará que el efecto COVID 19 se ha reflejado de manera importante en el número de horas trabajadas en promedio por trabajador ene le año 2020. Singularmente ene l caso de España.

Por aligerar cálculos y presentación, he seleccionado sólo algunos países de la OCDE, cuya información básica sobre las horas anuales trabajadas puede verse en el cuadro siguiente:

Cuadro N. º 1: Horas trabajadas anuales promedio por trabajador en selección de países de la OCDE. (2010 y 2020. Diferencias y Variación %)

Fuente: Elaboración Dr. F. G. Jaén, a partir de Data extracted on 16 Oct 2021 17:47 UTC (GMT) from OECD.Stat.

Ordenada la selección de países de menos a más horas de trabajo en el año 2010, vemos que el rango de 741 horas de diferencia, abarcando desde las 1.422 horas de Dinamarca hasta las 2.163 horas de Corea, se reduciría a 576 horas en el año 2020, abarcando desde las 1.332 horas de Alemania a las 1.908 horas de Corea, que seguía siendo la que más horas de trabajo anual por trabajador contabilizaba en promedio. En España se trabajaba en el año 2010 1.706 horas en promedio anual por trabajador, quedando en 1.577 en el año 2020, con una reducción del 7,54%, datos de cierta similitud a los de Japón.

En el período aquí registrado, los Estados Unidos apenas habían reducido sus horas de trabajo promedio anual por trabajador, 5 horas, un -0,28% (insignificante incluso frente al -4,86% del promedio de toda la OCDE), de las 1772 horas, que coincidía con el promedio de la OCDE en 2010, bajó a 1767 en 2020, quedando con 80 horas por encima del promedio de la OCDE. Italia, que partía de un mismo número de horas trabajadas en el año 2010 que Estados Unidos, en el año 2020 las había reducido en 218 horas, situándose por debajo de España en cuanto a horas trabajadas en promedio anual, pero por encima en el orden de colocación. De hecho, Italia aparece como el país con el mayor descenso porcentual (-12,27%), más incluso que Corea (-11,79%), que partía de un número de horas trabajadas en el año 2010 muy superior (2.163, o sea, 386 horas más que Italia).

Sin lugar a dudas, en la lista destacan las reducciones de Dinamarca y más aún la de Alemania, que se sitúa en la menor de la lista, y que, partiendo de un número de horas relativamente bajo en 2010, aún redujo de manera notoria las horas trabajadas en promedio por trabajador, quedando en 1.332 Alemania, mientras Dinamarca en 1.346, en el año 2020. Destaca, más si cabe, el Reino Unido, que de 1.507 horas en 2010 ha pasado a 1.367 horas en 2020 (-9,29%), acercándose a Dinamarca y Alemania. Reducción similar experimentó Francia en el decenio.

Así, pues, mientras el conjunto de la OCDE redujo durante ese decenio su tiempo de trabajo en promedio por trabajador un 4,80% y prácticamente nada Estados Unidos, el resto de países de la lista tuvieron reducciones porcentualmente superiores, incluso muy considerables, partieran del nivel que partieran en el año 2010, recortando las distancias entre ellos (en el caso de España, la suma algebraica de las diferencias con respecto a cada país de la lista del año 2010, sumaba 241, mientras que en el año 2020 fue 229).

Pasemos ahora a examinar la productividad. En el cuadro siguiente presentamos los datos de productividad por hora trabajada de la misma lista de países, y, como hemos anunciado, referidos a los años 2012 y 2019:

Niveles de productividad del trabajo, conjunto de la economía PIB par hora trabajada, dólares de los EE-UU, precios constantes, PPA de 2015. (USD).

Fuente: Elaboración Dr. F. G. Jaén, a partir de Statistiques de l’OCDE sur la productivité – © OECD 2020. Nota: e=estimado.

La productividad por hora trabajada de Corea era la más baja en el año 2012 (33,5 USD) y siguió siéndolo en el 2019, pero situándose en 40,5 USD, con un incremento del 20,7% en 7 años. En el otro extremo encontramos a Dinamarca, después de Corea presenta el mayor incremento porcentual, un 11,2%, pasando de 67,4 USD, en el año 2012, a 75,0 USD, en el año 2019, y superando el valor estimado de los EE.UU. (71,8 USD). España, por debajo del promedio de la OCDE tanto en el año 2012 como en el 2019, incrementó su productividad por hora trabajada en un 4,1% (de 50,5USD pasó a 52,5 USD). Italia apenas progresó (1,3%), quedando por debajo del promedio OCDE, cuando en el año 2012 estaba por encima. El Reino Unido no presenta un expediente mucho mejor, pero se mantiene por encima del promedio OCDE, con un aumento de la productividad por hora trabajada de 2,8%. Alemania y Francia, muy a la par, tanto en el año 2012 como en el 2019, si bien Francia mejoró un poco más su productividad, un 6,6% frente al 5,2% de Alemania.

Así, pues, en la lista hay un grupo de cuatro países por debajo del promedio OCDE en el año 2019 y por orden creciente: Corea, Japón, España e Italia. Reino Unido podría formar grupo con Italia, por nivel, pero quedando por encima del promedio OCDE. Tendríamos después a Francia y Alemania, con incrementos de productividad por hora trabajada similares al de EE. UU., que, a su vez, por nivel, sería comparable con Dinamarca, aunque con menor dinamismo, prácticamente la mitad de crecimiento en el período.

Si relacionamos la evolución de las productividades horarias con la de las horas trabajadas en los mismos años, o sea 2012 y 2019, por medio de las tasas de variación porcentuales, tenemos:

Cuadro N.º 3: Horas trabajadas en promedio por trabajador y productividad (en USD). (2012 y 2019). Diferencias y Variación %

Fuente: Elaboración Dr. F. G. Jaén, a partir de los datos de los cuadros anteriores. Statistiques de l’OCDE

La última columna del cuadro inmediato anterior nos muestra el crecimiento de la productividad por encima de la disminución de horas trabajadas en términos de diferencia entre las tasas de variación del período. Crecimientos de la productividad entre 2012 y 2019 más allá de la reducción de horas que se ha producido (primera columna numérica del cuadro inmediato anterior). Incluso así Corea, con la mayor reducción de horas de trabajo promedio en este período (-7,17%), encabeza el crecimiento de la productividad (20,70%) y presenta la mayor diferencia (13,53 puntos porcentuales). Le sigue Dinamarca, con una diferencia de 8,25 puntos porcentuales, la mitad aproximada de crecimiento de su productividad, con una reducción de horas mucho trabajadas en promedio mucho menor (-2,95%). Francia, con 6,60%, aumentó su productividad más que EE. UU. (5,80%) y que Alemania (5,20%), si bien EE. UU. apenas redujo sus horas trabajadas en promedio (-0,28%), mientras que Francia y Alemania lo hicieron en 1,95% y 1,75% respectivamente. España presenta una reducción en horas (-0,53%) similar a la de EE. UU., pero muy distinta en cuanto al crecimiento de la productividad (4,10%, en lugar del 7,20% de EE. UU.) Aunque el crecimiento en porcentaje de la productividad de Japón fue 7,4% similar al de EE. UU., la reducción de horas trabajadas fue bien distinta, -5,79%. Italia tuvo el menor crecimiento porcentual de la productividad en el período, 1,30%, con una insignificante (-1,09%) reducción de horas de trabajo promedio. En este concepto, el Reino Unido fue el único de la lista que presenta un insignificante aumento (0,39%), a la vez que aumentaba su productividad en 2,80%.

Queda claro, pues, para el período tratado 2012-2019, que los aumentos de productividad registrados difirieron entre los países de la lista y que tuvieron diferentes reducciones de las horas trabajadas en promedio, por lo que los incrementos de productividad son fruto de elementos que trascienden las horas de trabajo promedio por trabajador, aunque estas influyan “mecánicamente”. La dotación de capital (físico y mental) y la organización de la producción, así como otros factores, subyacen. No se olvide que la productividad medida es un resultado por construcción del indicador a partir del valor añadido total.

Finalmente podemos comparar las variaciones de las horas trabajadas en promedio en los períodos 2010-2020 y 2010-2019, para que resalte el efecto Covid19 de una manera sencilla:

Cuadro N.º 4: Variación % de las horas trabajadas en promedio por trabajador  (2010-2020 y 2010-2019)

Fuente: Elaboración Dr. F. G. Jaén, a partir de los datos de los cuadros anteriores. Statistiques de l’OCDE.

En el cuadro inmediato anterior, podemos apreciar ciertas diferencias en las reducciones de horas trabajadas en promedio por trabajador al comparar las variaciones porcentuales del período 2010-2020 con las del 2010-2019. Las diferencias en puntos porcentuales recogidas en la última columna, nos dan idea de cuánto más afecto a unos países que a otros la pandemia y las medidas de confinamiento. Italia, Reino Unido, Francia y España, en orden decreciente, presentan mayores diferencias entre las variaciones de las horas trabajadas en promedio por trabajador. Muy por debajo quedan, en el mismo orden decreciente: Alemania, el promedio OCDE, Corea, Japón y Dinamarca. Sin efecto queda EE.UU., si bien hemos de tener presente que parte de valores estimados.

Dr. Fernando G. Jaén Coll. Profesor titular del Departamento de Economía y Empresa de la UVIC-UCC.

 

Deja una respuesta