Por el bilingüismo de la Enseñanza en Cataluña

Comunicados AIRE, Documentos
Comparte en tus redes:

Ante la reciente inadmisión a trámite por parte del Tribunal Supremo (TS) del recurso de casación presentado por el Govern de la Generalitat de Catalunya contra la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de diciembre de 2020, que obligaba a impartir, al menos, el 25% de las clases en castellano en todo el sistema educativo catalán, y ante las subsiguientes llamadas al desacato contra dicha resolución judicial por parte de miembros destacados de la Generalitat, alentadas no sólo por los partidos independentistas sino también por personalidades públicas como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y los sindicatos UGT, CC.OO. y CGT, así como las muestras de pasividad y complicidad que el Gobierno español está dando con dichas llamadas y muestras de desacato, desde Alianza de la Izquierda Republicana de España (AIREs – La Izquierda) debemos realizar las consideraciones siguientes:

  1. Vivimos en un Estado de Derecho, y las resoluciones judiciales deben ser acatadas y cumplidas por todo el mundo: no sólo por la ciudadanía de a pie, que no dispone de medios para eludirlas, sino, especialmente, por las instituciones públicas, que son las primeras obligadas a velar porque la legalidad democrática se cumpla. Las violaciones de la legalidad e incumplimiento de las resoluciones judiciales por parte de las Administraciones Públicas representan la mayor de las amenazas a la Democracia como forma de Gobierno, y degradan la calidad democrática de nuestras instituciones a niveles sólo propios de Estados autoritarios como Turquía, Marruecos o los de las Repúblicas ex-soviéticas.
  2. Es falso que no exista un problema con las lenguas en Cataluña, y es falso que la Immersió sea un modelo de éxito. Según el Informe Pisa, el fracaso escolar en Cataluña es el doble entre el alumnado castellanohablante que entre el catalanohablante, y dicha tasa diferencial de fracaso escolar no se justifica apelando tan sólo a las diferencias en el nivel socio-económico-cultural de las familias, puesto que el mismo es también mayor, comparativamente, en las franjas en las que dicho nivel es equivalente. Además, ese problema es, claramente, un problema social, pues afecta especialmente a los sectores más desfavorecidos de la sociedad catalana, que son los que deberían merecer un mayor apoyo por parte de las Administraciones Públicas en su promoción social y en la remoción de los obstáculos que para dicha promoción social encuentren.
  3. Por otra parte, el conocimiento del castellano en su registro culto por parte del alumnado en Cataluña es claramente insuficiente. Los datos oficiales del Departament d’Educació, según los cuales las calificaciones en Lengua Castellana obtenidas por el alumnado catalán en las pruebas de acceso a la Universidad están por encima de la media del resto de las Comunidades Autónomas españolas, carecen de toda fiabilidad, puesto que dichas pruebas no son únicas ni homogéneas para todo el alumnado español, sino que el contenido de las mismas es establecido descentralizadamente por parte de las consejerías de los diferentes territorios, y las realizadas en Cataluña son, con diferencia, las más fáciles de todas, por lo que es lógico que también sea en ellas en las que se obtengan los mejores resultados. En cambio, El último informe PIRLS (Progress in International Reading Literacy Study), que evalúa las competencias de los estudiantes de cuarto curso de Educación Primaria, constata que el alumnado castellanohablante de Cataluña fracasa el doble que el del resto de España en comprensión lectora, y que muestra carencias relevantes en ortografía, gramática y literatura de lengua española comparado con sus homólogos de otras comunidades. El tan cacareado “éxito de la immersió” en el conocimiento de las dos lenguas oficiales se queda, en este aspecto, reducido al de la comprensión superficial de la lengua española oral en su registro coloquial, no al de la lengua escrita ni a su registro culto.
  4. La ya anunciada inhibición del Gobierno Español en instar a la Fiscalía del Estado para que haga cumplir la resolución del TS y la sentencia del TSJC ante las Administraciones catalanas, pone a las familias afectadas en la difícil tesitura de tener que ser, ellas mismas, las que reclamen la aplicación de dichas resoluciones, lo cual inevitablemente creará tensiones entre ellas y las direcciones de los centros; tensiones que repercutirán negativamente, sobre todo, sobre el propio alumnado afectado. Y esa situación será todavía peor en las localidades pequeñas de la Cataluña Interior, donde ya se han dado casos de acoso y ostracismo social a las familias que se han atrevido a exigir el cumplimiento de las anteriores resoluciones judiciales sobre el tema.
  5. Desde AIREs consideramos, además, que deben ser atendidas las recomendaciones de la UNESCO en materia de Educación, y que la primera enseñanza de la lectoescritura debe ser impartida, siempre que ello sea materialmente posible, en la propia lengua del alumnado. En el caso de Cataluña ello significa la necesidad de reintroducir la enseñanza del castellano en la Educación Infantil (P3, P4 y P5), de donde ahora está completamente ausente (pues sólo se imparte a partir de 1º de Primaria, con un promedio de dos horas semanales, que, además, pueden ser distribuidas de manera desigual a lo largo de toda la Primaria por decisión de las propias direcciones de los centros), además de hacerla covehicular en el resto de las asignaturas, sobre todo en las primeras fases de la enseñanza.
  6. Defendemos, pues, la necesidad de un sistema en el que se garantice la covehicularidad de todas las lenguas oficiales como lenguas de enseñanza, el conocimiento pleno de todas ellas en su registro culto al finalizar la escolarización, y la promoción social de las clases populares y trabajadoras, la atención a la diversidad, y el pleno desarrollo de las potencialidades individuales, a través de la Educación y la Cultura. Sin olvidarnos nunca, por supuesto, del mantenimiento y refuerzo de la cohesión social en Cataluña, lo cual exige mantener uno de los pocos aspectos en los que sí estamos de acuerdo con el modelo actual, que es el de no separar al alumnado en las aulas en función de su lengua materna.

Grupo Promotor de AIREs.

Barcelona, 28 de noviembre de 2021

3 comments

  • El problema es que la Fiscalia, no está por la labor, el independentismo está muy calado, a mi parecer.

  • Donde se produce un daño tremendo es en el alumnado latinoamericano. Llegan de sus paises, se les introduce en las aulas d’acollida de los institutos para que aprendan catalán y, en las horas que están en ellas, dejan de hacer, al mismo nivel que los demás, algunas de las asignaturas. El profesorado de estas aulas no está preparado para dar cualquier materia de estudio. El resultado es un mayor porcentaje de abandono escolar o una deficiente preparación para enfrentarse a estudios posteriores.
    Sería muy interesante publicar datos reales de esta situación, aunque no se si sería posible conseguirlos.

  • Gracias por sus acertadas palabras, me he tomado la libertad de copiar parte de su escrito para hacerlo llegar a mis contactos amigos.
    Muchas gracias.

Deja una respuesta