EUROPA y ESPAÑA ante una encrucijada.

Documentos, Noticias y entrevistas
Comparte en tus redes:

Debido a su interes y a las coincidencias de proyecto con AIREs – La Izquierda,
hemos decidido publicar el manifiesto de los compañeros de Madrid de la Platamorma de Izquierdas.

DECLARACIÓN POLÍTICA de la PLATAFORMA de IZQUIERDAS.

1.- Ucrania, OTAN y UE.

Pasaron ya más de 3 meses desde el inicio del conflicto armado en Ucrania. La guerra ya era una realidad en el Donbass. Nadie se inmutaba entonces ante las 15.000 víctimas de las poblaciones pro-rusas a manos del Gobierno filo-nazi de Kiev heredado del golpe de Estado del Maidan. Hoy, pese a la represión informativa impuesta en las democracias occidentales, las cosas se van sabiendo. Al igual que en la guerra de Irak, los EE.UU y su OTAN mienten abiertamente. Ocultan que la principal responsabilidad del conflicto recae en la sistemática invasión – expansión de la OTAN en el Este de Europa, así como en la abierta violación de los acuerdos de Minsk por parte del gobierno corrupto de Zelenski.

Mientras crece el clamor mundial de exigencia de un cese el fuego y la apertura de la negociación de un Acuerdo de Seguridad para Europa, los EE.UU, su OTAN y la UE anuncian que no hay sitio para la Paz. Alimentan la tensión promoviendo la entrada de Finlandia y Suecia a la OTAN. Además de envenenar aún más la situación, se trata sobre todo de ir cercando militarmente a la Federación Rusa. Persiguen bloquearla, empobrecerla, desestabilizarla y subvertirla. Pretenden crear las condiciones para reproducir lo ya sufrido en Europa: una suerte de balcanización, una Rusia desmembrada, a fin de controlar sus enormes recursos naturales y, como telón de fondo, facilitar el aislamiento geopolítico de China.

Al tiempo, el comediante que preside Ucrania continúa exigiendo de quienes le encubren más sanciones, más armas y más dinero. A ese también el conflicto le viene de perlas. Le permite ocultar su presencia en los recientes “Pandora Papers” que le vinculan a ingentes evasiones de capital, al tiempo que se desvela su relación con los turbios negocios armamentísticos de un tal Hunter Biden, hijo del Presidente de los EE.UU.

El Mundo está cambiando. Surgen nuevas realidades globales. El “gendarme del Mundo” y su OTAN no se resignan a compartir la hegemonía en un escenario que deviene multipolar. Anhelan una globalización selectiva, de amos y súbditos, sin contrapesos significativos a su turbo-liberalismo salvaje, desregulado. En todos sus años de existencia, no perdieron ni una sola ocasión de demostrar que prefieren la agresión, el conflicto y las Guerras a la multipolaridad, la cooperación solidaria entre los pueblos, el Desarme y la Paz.

Así como el incendio del Reichstag sirvió de coartada para la represión política en la Alemania de 1933 y poner después a Europa patas arriba, el conflicto en Ucrania no es sino la excusa tras la cual se persiguen objetivos estratégicos determinantes. Reducir a Rusia es uno de ellos. No parece tarea fácil. Ya lo intentaron vanamente tanto Napoleón como Hitler. Otro objetivo, éste ya iniciado con el Brexit, persigue debilitar aún más la UE, disparar su gasto militar, generarle costosísimas nuevas servidumbres y caos económico, aumentar su dependencia estructural e inhabilitarla como sujeto activo en el escenario internacional. Aunque el Sr. Borrell y demás mandatarios comunitarios lo llamen “complementariedad UE-OTAN”, lo cierto es que la UE se está pareciendo mucho a un fortificado territorio OTAN.

La dependencia de la OTAN y de EE.UU resulta ya tan acentuada en la UE que el mismo Presidente francés acaba de proponer formalmente ante el Parlamento Europeo una revisión de los Tratados europeos para poder promover reformas de fondo en la Unión. Y mientras, el pueblo saharaui paga los platos rotos. Descubre, súbitamente, la insólita traición a su noble causa por parte del Gobierno Sánchez, cuya sumisión al Imperio le conduce a prostituirse políticamente ante el autócrata régimen alauita.

A tenor del actual nerviosismo y agresividad de los Sres. de la Guerra y sus satélites, y de cómo está arreciando una vulgar propaganda rusófoba, parecería que las cosas no les salen como deseado. Ante cualquier adversidad, se apunta al peligro ruso. El nuevo “enemigo público nº 1” resulta ser responsable de todos los males: precios de la energía, inflación, crisis económica, escasez de alimentos, hambrunas, pobreza, crímenes de guerra, etc. Han llegado a necesitar falsear las votaciones del Festival de Eurovisión.

Les está saliendo tan adverso que, con tal de alcanzar sus fines, son capaces de armar hasta los dientes a reconocidos nazis, entregar ingentes cantidades de dinero público a corruptos y conceden categoría democrática a sátrapas. Lo que haga falta. Es el fiel retrato del capitalismo. La cumbre de las élites financieras mundiales de Davos también revela muy bien el verdadero carácter de clase de un conflicto que se originó en torno a Ucrania y que hoy transforman en una abierta confrontación global. El multimillonario anfitrión del Foro acogió a la marioneta de Kiev diciendo “aquí está el futuro”.

Simultáneamente, la sobreactuación otanista de Pedro Sánchez (tan sólo equiparable a su insignificancia internacional) sugiriendo desvincular África de la influencia rusa, presumiendo de convertirse en su alternativa para el suministro de gas en la UE, u ofreciéndose a Moldavia en caso de agresión rusa, se ha visto acompañada de una nueva provocación de EE.UU a China respecto de Taiwán. No les basta con la que han provocado en Ucrania, sino que necesitan extender un clima de posible globalización del conflicto. Así logran lo que el magnate Soros define como “cooperación militar afianzada”, o sea nuevos alineamientos y dependencias militares, al tiempo que suculentos réditos para el complejo industrial-militar USA-OTAN.

Resulta obligado constatar la insólita complicidad del conjunto de las “izquierdas” instaladas en la perpetuación del Sistema del Capital: son esas “izquierdas” que lo gestionan y que, en el mejor de los casos, agotan su razón de ser en el intento de paliar alguno de los daños que produce. No sorprende nada ver a la Socialdemocracia europea en el bando de la OTAN y transformar su sempiterno antisovietismo a una activa rusofobia. Parecería incluso que añora la Rusia de Yeltsin, la que se podía despreciar y humillar impunemente. Lo asombroso es constatar el cómplice alineamiento de la llamada Izquierda alternativa europea, organizada en el PIE.

Una de las lecciones a extraer de esta situación se refiere a la importancia política de la Comunicación social. El Sistema del Capital invierte enormes recursos a fin de mediatizar la opinión pública a su favor. En este caso, impuso una censura totalitaria que, por cierto, prácticamente nadie denunció. Se nos sirve gratis un cóctel compuesto de censura, manipulación de sentimientos, medias verdades, falsedades, proliferación de tertulias de “opinión” con nulo contraste y unas gotas de machacona insistencia “informativa” que resulta embriagador. Su eficacia alcanza incluso gentes de origen progresista y tradición de izquierdas. Consigue neutralizar a los más pusilánimes confinándoles en los acomodados refugios del “Ni-NI”, o simplemente logra que comulguen con el grueso de su formateado pensamiento único. En todo caso, resulta llamativa la facilidad con la que algunos “progres” ven la paja en el ojo de Putin pero ignoran la enorme viga que ensangrienta el ojo de la OTAN.

2.- España.

Y si las cosas andan extremas por Europa, ¿ qué decir de nuestro país ?. Hace ya dos años largos que se constituyó el Gobierno de coalición y hoy nos encontramos con que el aún agresivo “Covid 19” se ve acompañado de un tumor maligno llamado “Pegasus”, que nos llega de Israel y cuyos efectos políticos parecen resultar metastásicos.

Resulta ya muy difícil no constatar la pavorosa insolvencia política de este Gobierno. Junto a su discutible balance frente al COVID, la crisis económica y los despilfarros, así como la evolución de los problemas más sensibles del país, su gestión está afectando seriamente a los cimientos básicos de lo que posibilitó la recuperación de la Democracia en España, la convivencia y la seguridad de los ciudadanos.

Efectivamente, este Gobierno alienta el descrédito al proceso de Transición y a la Constitución Democrática que democráticamente nos dimos en el 78. Relativiza la responsabilidad de los etarras en su pasada actividad terrorista. Indulta los intentos de quebrar la integridad territorial de España. Alimenta los privilegios al Nacionalismo y mayores desigualdades entre CC.AA. Tolera la persecución al idioma común de todos los españoles. Aunque la derecha cuando puede no le va a la zaga, en este caso este Gobierno, siempre que lo considera necesario, manipula y desautoriza al Poder Judicial, vapulea al CNI y permite agravios comparativos en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Asimismo, maniata el derecho a la información veraz, promueve un feminismo reaccionario, vengativo y excluyente, así como una política educativa cada vez menos humanitaria y universal, doctrinaria y empobrecedora. Finalmente, gracias también a la voracidad política de las derechas españolas, este Gobierno ha convertido el Parlamento en una suerte de ruedo pugilístico en el que reinan intrigas, golpes bajos, agresión, descalificación, e incluso insultos que descomponen la convivencia democrática y la vida política e institucional del país.

Con todo, “Pegasus” es como esa inesperada gota que cae sobre suelo ya encharcado y que confirma que este Gobierno ha quedado varado en las contaminadas playas de la indecencia política. Así lo vienen indicando todas las convocatorias electorales autonómicas celebradas durante estos dos años, con excepción de Cataluña dónde la complicidad política de los “Comunes” de Ada Colau y del PSC-PSOE con el Independentismo les proporciona un cierto respaldo electoral del catalanismo moderado. En las otras cuatro convocatorias autonómicas celebradas (Galicia, Euskadi, Castilla y León y Madrid), las dos fuerzas que componen el Gobierno han resultado muy seriamente trasquiladas. Especialmente en Galicia, dónde la candidatura de suma “Podemos, Izquierda Unida y Anova” que codirigía Yolanda Díaz se quedó sin representación, perdiendo sus 14 diputados. ¡ Casi nada ! Y también en la región-capital, precisamente en la que el Gobierno y su Presidente se involucraron más directamente, cosechando un monumental repaso. Mientras el Sr. Iglesias consideró necesario dimitir de sus responsabilidades, los platos rotos en el PSOE los pagaron los 3 números dos : la del Gobierno, el del Partido y el de la Moncloa, lo que de paso revela la dimensión de la derrota al tiempo que la dudosa catadura política del Presidente.

Pronto, el 19 de junio, toca elecciones en Andalucía. Dicen que su veredicto suele anticipar el de las Generales. Pues bien, salvo milagro, todo parece indicar que nada va a impedir (ni siquiera el anunciado despegue de VOX) que las dos fuerzas del Gobierno de España registren un nuevo revés electoral.

Los ciudadanos/as de nuestro país no son especialmente rencorosos, ni tampoco crueles. No sienten especial placer en “hacer leña del árbol caído”. Son capaces de entender insuficiencias y errores humanos, los propios de una gestión de Gobierno siempre compleja. Cansados de tantas promesas incumplidas, lo que no admiten fácilmente es la mentira, el engaño, el ocultismo, la arrogancia y el descaro como forma de Gobierno. Tampoco comulgan con el progresivo deterioro de las bases mismas del Estado democrático que alumbró la Transición y sin el cual cunde la inseguridad, se frena la prosperidad económica y social, se deteriora la convivencia pacífica y se debilita notablemente la calidad democrática del país.

Si a todo ello se le suma lo más importante, a saber el notorio fracaso del Gobierno ante el galopante deterioro de las condiciones de vida y trabajo de las capas populares, la insuficiencia salarial, la vertiginosa inflación, la carestía de productos y servicios básicos y desplome del poder adquisitivo, el auge de la pobreza, la creciente desigualdad, el desempleo masivo, la intemperie sanitaria o los nubarrones que amenazan las Pensiones, no resulta nada sorprendente que los ciudadanos se muestren categóricos cada vez que hay ocasión de expresarlo en las urnas. De modo que si alguien necesita “un proceso de escucha a la sociedad”, ha de saber que no hay forma más fiel y segura de hacerlo que atendiendo a sus veredictos electorales. Lo que no sea eso suena a ilusionismo, cuando no a lo que se conoce como trilería política.

3.- El carácter del Gobierno.

Por más que interesadamente insistan los medios de propaganda del Sistema en así apellidarlo, este Gobierno NO es “social-Comunista”. No le será nada fácil escapar de sus actos que, tozudamente, le caracterizan como gobierno social-liberal, populista y atlantista. Aunque las siglas del PCE aparezcan formalmente relacionadas al Gobierno, esas siglas dejaron ya de representar a la gran mayoría de los comunistas españoles, que ya no militan en su seno.

La Izquierda seria y responsable, incluida claro está su componente Comunista, demostró ser bastante más seria, inteligente y constructiva. Es la Izquierda que no especula con su pasado de lucha contra el franquismo, pero que para nada renuncia a lo que supuso la política de Reconciliación Nacional, a la creación de las CC.OO clandestinas, al Pacto por la Libertad, a la Transición Democrática que abrió las puertas a la Democracia en España en un proceso político acordado, pacífico y masivamente respaldado. Es la Izquierda que demostró entereza y dignidad ante el vil asesinato de sus camaradas Abogados de Atocha, la que contribuyó al reconocimiento del Sindicalismo de clase, la que se mantuvo digna y erguida frente al golpista Tejero, la que impulsó la movilización popular contra la entrada de España en la OTAN, la que apostó por la construcción de Izquierda Unida como proyecto político-social unitario para la transformación anticapitalista de la Sociedad, la que promovió la movilización social contra la guerra de Irak y las mentiras oficiales que siempre las acompañan, etc, etc.

Esa es la Izquierda digna de ese calificativo. Precisamente por su consciente lealtad hacia su recorrido histórico y experiencia, es la Izquierda que sabe también que no cabe alcanfor en los armarios de su proyecto político, sino que asume, por más que resulte laborioso, el apremiante reto marxista de redefinirlo y adecuarlo a las realidades que caracterizan la Sociedad actual en un Mundo global.

4.- Balance global y perspectivas.

Tras las últimas Elecciones generales (10 N. 2019), Pedro Sánchez optó por un Gobierno de coalición con Unidas-Podemos, unas alianzas parlamentarias preferentes y una orientación política de su gestión que, pasados dos años largos, han provocado :

el fortalecimiento institucional del Nacionalismo separatista: ERC, Junts, PNV, Bildu y BNG.

el auge social y electoral de las derechas: PP y VOX.

un notable caos político y colapso institucional del país.

la desactivación de la pujanza reivindicativa de los principales movimientos sociales.

la condena de los pueblos y fuerzas progresistas del Mundo que respaldan la causa del pueblo saharaui.

el aumento del gasto militar y un activo alineamiento a los planes agresivos de la OTAN.

un descrédito social de la POLÍTICA sin parangón en los 44 años de Democracia.

Este Gobierno está hecho triza. Es más, el asunto “Pegasus” aceleró su descomposición política hasta el extremo de votar unos contra otros en el Congreso de los Diputados. Insólito. Probablemente su caso se estudie en las facultades de Ciencias Políticas como muestra de lo que NO debe ser un Gobierno. Está roto en varios pedazos : Podemos, Yolanda, Comunes, PSOE, etc. Sin embargo y pese a sus rifirrafes públicos no habrá divorcio formal. Unos no quieren oír hablar de ello, pese a que existen fundados motivos que, por otra parte, serían perfectamente comprendidos y asumidos por la base social de la izquierda. Prefieren el falaz jueguecito de ser Gobierno y, a la vez, aparentar ser Oposición. Desde luego, una Izquierda responsable y seria no participaría de un Gobierno neoliberal, otanista, rusófobo y además alauita. Sin embargo, es muy poco probable que se produzca el divorcio. Saben bien que fuera del Gobierno su futuro político se presentaría aún más problemático e incierto.

Los otros anteponen el semestre de Presidencia de la UE (julio-diciembre 2023) a cualquier otra consideración. “Luego ya veremos cómo se presentan las cosas”, suele decir el Presidente. Ocurre que ciertas declaraciones pueden estar delatando ocultas intenciones. ¿ Qué pretende decir al afirmar que “en España hay dos opciones de Gobierno: o uno de derechas, con el PP y VOX; o un gobierno del PSOE con lo que representa Yolanda Díaz? Además de confinar a la Sra. Díaz como seguro comodín del PSOE, parecería que insinúa no volver a presentarse, ya que es del todo inconcebible que un Presidente que opte a su reelección ofrezca de entrada un acuerdo de Gobierno a su más directo rival electoral.

Por si fuera necesario desvelar aún más su estado de ánimo, ese mismo Presidente afirma que “pase lo que pase el 19 de Junio, agotaré la legislatura”. Parece que tiene ya asumida su derrota en Andalucía. Todo quedaría fiado a la magia política de su “semestre de gloria en la UE”.

Salvo que se produzca un “big-bang” político, parece claro que este Gobierno tiene un futuro electoral complicado. Activará al máximo todo su aparato propagandístico. El Sr. Tezanos seguirá retorciendo los sondeos del CIS. Intensificará su apelación al voto del miedo como eje central de su discurso político. Podrá incluso intensificar la promoción mediática de esa suerte de operación “Sálvame” que está en marcha, etc, pero lo que parece evidente es que, lamentablemente, su gestión abre de par en par las puertas del gobierno a la derecha declarada.

En España, las derechas NO están creciendo por méritos propios. Principalmente, ganan y gobiernan gracias al profundo desprestigio social que produce una izquierda que ya no es Izquierda, que engaña, desconcierta, desencanta y finalmente retrae el activismo social y demás voluntades transformadoras. Cuando un partido, como ocurre con el PSOE de Pedro Sánchez, se sitúa cada vez menos en la izquierda para estar cada vez más en la OTAN, los principales beneficiados suelen ser siempre las derechas.

No anima una firme convicción : la mejor forma de combatir a las derechas es aquella que contribuya a la urgente reconstrucción y presencia en la vida política de un proyecto de Izquierdas moderno, serio, fiable, claro y de clase, sin duda incompatible con el nacionalismo, el liberalismo, el populismo, la desideologización y la posmodernidad relativista e individualista.

5.- Acerca de la “operación Yolanda Díaz”.

En Política, la prudencia suele ser buena consejera, salvo cuando se utiliza para eludir perentorias obligaciones políticas. Coincidiendo con el gran Gabriel Celaya, tomaremos partido (“maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse”). Es posible hacerlo, ya que se dispone de suficientes elementos objetivos. Es además necesario, dadas las expectativas electorales que determinados medios le conceden. Es finalmente aconsejable hacerlo. Los espejismos y sus correspondientes decepciones políticas no nos parecen para nada útiles, por más que apremie superar la orfandad electoral en la Izquierda.

De entrada, dos datos suscitan nuestra atención. La Sra. Díaz aceptó heredar la corona de Unidas-Podemos sin considerar necesario someterlo a valoración y ratificación del colectivo afectado, lo que resulta bastante llamativo. Por otra parte, los medios comprometidos con la operación nos comunican que es la política más valorada del país. Gracias, pero se les olvida decir que ese tipo de promoción virtual se dio también con otros líderes políticos sin que jamás se viera mínimamente reflejada en unas Elecciones Generales.

Por lo demás, ¿ qué pensar de una persona que presume de renovar la política pero que, desde el 2003, ha encabezado ininterrumpidamente nada menos que seis veces candidaturas de partido, bien sean en elecciones locales (periodo 2003-2012), autonómicas (2012-2016) o generales (desde el 2016) ?.

¿ Qué pensar de alguien que declara que “la Sanidad pública o la lucha contra la precariedad laboral no son ni de izquierdas ni de derechas? ¿ Dónde quedó su condición y sentido de clase ?. ¿ Cómo confiar en una persona que dice “los partidos políticos no protagonizan mi proyecto. Es más, destruyen la política ?.

¿ Qué pensar de la exigible lealtad política de una persona capaz de ocultar a sus compañeras de Gobierno la decisión del Presidente de enviar armas a Ucrania ?. O cuando se desentiende ufana de los resultados electorales de sus compañeros cuando resultan adversos. ¿ De verdad cree la Sra. Díaz que se olvidaron sus desastrosos resultados en su tierra, en Galicia ?.

¿ Qué pensar de quien nos retrotrae a la “foto de las Azores”. Toda España la pudo ver junto a Pedro Sánchez y Nadia Calviño en el Congreso, aplaudiendo entusiasta al peón de la OTAN instalado en Kiev ?.

¿ Porqué no explicita claramente la Sra. Díaz su opinión, por ejemplo, sobre el llamado “derecho a decidir”, o acerca de “acabar con el régimen del 78” como plantean sus compañeros/as de Gobierno, o sobre la otanización de la UE, o también sobre la traición del Gobierno respecto a la lucha del pueblo saharaui. ?

En fin, su deseado proyecto de Sumar referentes de la “izquierda de inspiración liberal democrática”, no hace sino desvelar el carácter transversal, desclasado, desideologizado y básicamente populista de un proyecto electoral que se nos aparece insistentemente promovido a fin de presentar nueva cara a la suma de los restos de un populismo que, al grito de “no nos representan”, nació para “asaltar los cielos” y acabó compartiendo gobierno de la OTAN.

Madrid, junio 2022.

Firma : Plataforma de Izquierdas.

Constituida en enero 2018 en torno al compañero Paco Frutos, secretario general del PCE (1998-2009) y Portavoz de IU en el Congreso de los Diputados (1999-2004).

 

Deja una respuesta