Sánchez y el Sáhara

Javier Marín, Opinión, Opinión de miembros de AIRE
Comparte en tus redes:

 

Artículo de Javier Marín, Secretario General de la Alianza de la Izquierda Republicana de España (AIREs), publicado el 8 junio 2022 en “El Mundo” y en “DiarioProgresista”

Javier se muestra muy crítico con el cambio de postura de Pedro Sánchez sobre el Sáhara con Marruecos.

Cómo todos ustedes saben, el pasado día 14.3.22, el Presidente del Gobierno Español, remitió una carta a Mohamed VI, en la que se plasmaba un cambio radical de postura. En ella manifestaba su propósito de inaugurar una «nueva relación» entre los dos países, tras una crisis diplomática de más de 300 días.

España reconoce en esa misiva a Marruecos, que su propuesta para la autonomía del Sahara es la «más seria, realista y creíble» para resolver el conflicto. Es decir, reconoce al reino de Marruecos la potestad de gestionar la zona del Sahara Occidental, como parte integral de su territorio.

Esta carta ha supuesto un giro radical del Gobierno español, que hasta ahora había apostado por «una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable, en el marco de Naciones Unidas», sin decantarse por la autonomía marroquí ni por la independencia saharaui, abriendo la puerta a una salida diferente al referéndum de autodeterminación.

Hace 2 meses, fuentes gubernamentales justificaron la precipitación sorpresiva de esa carta, argumentando que España había obtenido garantías de que no se repetirán «acciones unilaterales», como el asalto a la frontera de Ceuta de más de 10.000 inmigrantes, impulsados por el gobierno marroquí, el 17 y 18 de mayo de 2021; o la extensión de la zona económica exclusiva de Marruecos hasta aguas de Canarias; respetando «la integridad territorial de España», que incluye las dos ciudades autónomas del norte de África.

Una vez restablecidas las relaciones diplomáticas, el nuevo ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares manifestó «Hay unidad total en el seno del Gobierno en que hay que defender los intereses de los españoles en momentos tan convulsos, los intereses de los canarios, melillenses, ceutíes o andaluces»

La sorpresa en los medios políticos españoles ha sido mayúscula, ya que Pedro Sánchez, para llevar a cabo ese radical cambio de postura, no lo había comunicado ni a su propio Consejo de Ministros, ni a la Ejecutiva Federal del PSOE, que en su reciente Congreso de octubre 2021, seguía ratificándose en la postura tradicional del PSOE, respecto al «derecho de autodeterminación del Pueblo Saharaui»

En esa declaración, el presidente español se desdice de lo acordado en el Congreso del PSOE y contraviene los acuerdos de la ONU de 1991 por el que se creó una «Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental» abogando por una solución que «prevea la libre determinación del Sáhara Occidental»

El giro de Sánchez, y las explicaciones de su ministro de Asuntos Exteriores, son absolutamente insuficientes y rompen toda lógica política, por lo que hay que buscarle un motivo. Todas las acciones tienen un móvil detrás.

Lo que ha transcendido, el más creíble, es la amenaza directa del Mohamed VI de promover otra marcha verde sobre Ceuta y Melilla, con el apoyo encubierto de EEUU, su socio, proveedor de armamento y protector.

A nadie se le escapa que este cambio de postura de Sánchez, viene precedido por las declaraciones de D. Trump en diciembre de 2020, reconociendo la soberanía de Marruecos sobre el Sahara occidental.

Eso después de que Marruecos lleve años aprovisionándose de moderno armamento militar de EEUU -10 mil millones $ en 2020-. Y de las presiones de EEUU para que Marruecos reconociese al régimen de Israel en noviembre de 2020, en contra de la opinión y práctica de la inmensa mayoría de naciones árabes.

La coalición de intereses de EEUU y Marruecos ha forzado a España a dejar de proveerse del gas argelino como cliente principal, y pasar a comprárselo a EEUU un 40% más caro. En estos momentos la dependencia de España del gas norteamericano ha pasado a ser del 33%, en menos de 1 año, y se ha reducido la compra a Argelia (más cercano y más barato) que era de un 50% en 2020, a tan sólo un 20 % en 2022.

España se ha comprometido al mismo tiempo a aumentar hasta el 2% del PIB en compra de armamento militar. En los últimos PGE dedicó el 1%. PGE 2022. ¿Quién será nuestro principal proveedor de armas? De momento EEUU ya ha aprobado una primera venta de armas a España por valor de 90 millones de euros. Las motivaciones del abrupto cambio de Sánchez son de color blanco y van en botella.

Como casi siempre EEUU, llevado de su afán de sheriff mundial, aparece por la puerta de atrás en cualquier conflicto internacional, cuando no como claro agente provocador. A ese respecto, recuerdo ahora la presión ejercida por EEUU sobre España para que pidiese su entrada en la OTAN.

Consistió primero en resucitar desde la CIA al movimiento independentista del MPAIC en Canarias, creado e inactivo desde 1964, pero que inició casualmente su actividad terrorista en 1976. Justo el mismo año que Juan Carlos I nombró Presidente de Gobierno a Adolfo Suarez y se iniciaba la transición política.

Simultáneamente, por medio del embajador de EEUU en España, se presionó al Gobierno de Suarez bajo la amenaza de promover otra «Marcha Verde» para que Marruecos ocupase las Islas Canarias. Si España aceptaba pedir su entrada en la OTAN, la CIA se comprometía a neutralizar al movimiento independentista canario.

En abril 1978 el máximo dirigente del MPAIC, Mariano Cubillo, apareció acuchillado en su casa de Argel, y en 1979 el movimiento independentista canario renunció a la lucha armada y desapareció. La CIA resolvió un problema que ellos mismos habían creado. Una vieja táctica de los servicios de «inteligencia»

El proceso oficial de incorporación de España a la Alianza Atlántica se inició tras el discurso de investidura del presidente del Gobierno, Leopoldo Calvo Sotelo, el 25 de febrero de 1981. El 2 de diciembre de 1981, España comunicó a la Alianza su intención formal de adherirse al Tratado.

ANTECEDENTES:

La presencia española en el Sáhara Occidental data de 186o, cuando la Guerra de África terminó con la victoria de los españoles en la batalla de Tetuán, por cuyo tratado de paz, España se apoderó de la ciudad de Tetuán y del Sáhara.

En 1969 el Sáhara Occidental obtuvo el reconocimiento de provincia española.

En 1975 EEUU dio luz verde a un proyecto estratégico de la CIA, financiado por Arabia Saudí, para arrebatar la provincia del Sahara Español a España, ya que era un territorio rico en fosfatos, hierro, petróleo y gas, que Estados Unidos no quería dejar en manos de España.

Coincidiendo con la muerte del dictador Franco, en octubre de 1975, el rey Hassan II organizó la llamada «Marcha Verde» en la que participaron alrededor de 350.000 voluntarios marroquíes que ocuparon el Sahara español.

Juan Carlos I pidió ayuda de Henry Kissinger, secretario de estado estadounidense, que aceptó la mediación solicitada por el rey, intercediendo ante Hasán II y firmando un pacto secreto por el que Juan Carlos se comprometía a entregar el Sáhara español a Marruecos, a cambio del total apoyo político estadounidense a su gobierno como rey de España.

SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD ESTRATÉGICA DE MARRUECOS:

Si algo hay que reconocerle al Reino de Marruecos, es su sentido de la oportunidad en el control de los tiempos. Cómo recientemente declararon los talibanes afganos: «En Occidente controláis los relojes, en Oriente controlamos los tiempos»

En Julio de 2021 se produjo el mayor asalto masivo en la frontera de Melilla, justo en un momento de crisis del Gobierno de P. Sánchez, debido a la acogida de Brahim Gali, presidente de la República Árabe Saharaui Democrática en el Hospital San Pedro de Logroño, que provocó la retirada de la embajadora de Marruecos en España. Nuevamente Marruecos tomaba la iniciativa y controlaba los tiempos.

La suspensión de relaciones diplomáticas ha durado casi un año, y se han restablecido, después de la sorprendente declaración de Pedro Sánchez.

Este nuevo posicionamiento de España con respecto al Sáhara ha rebajado momentáneamente las tensiones con Marruecos, haciendo aparecer a nuestro país como un gobierno debilitado que toma decisiones precipitadas y forzadas por la alianza de Marruecos con EEUU.

Mantener esta postura genuflexa ¿Será suficiente? Lo dudo.

JAVIER MARÍN, Secretario General de la Alianza de la Izquierda Republicana de España (AIREs),

También puede leerse el artículo en “El Mundo” y en “DiarioProgresista

 

Deja una respuesta