La guerra y los patios traseros

Opinión, Opiniones Fronterizas
Comparte en tus redes:

Artículo de Olga Rodríguez, publicado el 3 de mayo de 2022, en “el Diario.es”

En este Artículo, Olga Rodríguez interpreta el significado geopolítico de los movimientos estratégicos y de alianzas que se están produciendo en el mundo, en el que se están marcando los patios traseros y el reparto de zonas de influencias con las que se aspira a ser dueños del planeta.

Entre otros muchos aspectos señala que, según ha publicado del ex primer ministro laborista australiano Kevin Rudd:

“Se afianza el discurso de la inevitabilidad [del enfrentamiento entre China y EE.UU], aumenta la satanización mutua y la respuesta política pasa, muy sutilmente, de la prevención de la guerra a la preparación de la guerra. El sonambulismo de las naciones de Europa hacia la guerra en 1914 debe seguir siendo una lección para todos”…“ahora que tenemos los ojos bien abiertos, no tendremos excusa si no logramos evitar caminar hacia otra catástrofe global”.

También que: “La inercia hacia un marco de guerra, como si fuerzas irreversibles de la historia nos llevaran a ella, es evitable. Frente al sonambulismo hacia la confrontación es preciso idear algo mejor”.

Aunque publicado a principios de mayo, este artículo no perderá vigencia hasta que, como dice ella, “no se extraiga la estupidez” de la ecuación.

 

El inicio del artículo es:

La guerra y los patios traseros

En los circuitos diplomáticos occidentales China preocupa desde hace tiempo. En la región del Indo-Pacífico se están transformando los equilibrios existentes, con un rearme naval, el crecimiento de las tensiones y la competencia geopolítica entre Estados Unidos y China.

El nuevo centro de gravedad

El pasado mes de septiembre se hizo pública la alianza estratégica militar AUKUS entre EE.UU, Australia y Reino Unido para el Indo-Pacífico, calificada por Francia como una “puñalada por la espalda” y percibida en algunos sectores europeos como un golpe para la estrategia de la Unión Europea en la región. Con AUKUS se aprobó la venta a Australia de submarinos estadounidenses de ataque de propulsión nuclear, lo que rompió sin previo aviso el acuerdo millonario por el que Francia iba a vender a Australia doce submarinos de ataque de propulsión convencional por 56.000 millones de euros (París llamó a consultas a sus embajadores en Australia y Estados Unidos).

Tras la constitución de AUKUS el ministro de Exteriores chino, Wang Yi, señaló en octubre que la llamada “estrategia del Indo-Pacífico” propuesta por los Estados Unidos es, en realidad, un intento de establecer una nueva “OTAN” en la región, con una “mentalidad anticuada de la Guerra Fría” para mantener la posición dominante y el sistema de hegemonía de Estados Unidos.

En la estrategia estadounidense el Indo-Pacífico es la región clave para mantener y desarrollar sus intereses en el mundo

La Administración Biden considera cruciales islas y canales marítimos del Indo-Pacífico como puntos clave para una estrategia de contención ante China. En la primera cadena isleña, que separa China del Pacífico, se encuentran entre otros Japón, Filipinas o Taiwán, esta última reclamada por Pekín como territorio propio y considerada por Washington esencial para su seguridad.

El pasado mes de febrero la Administración Biden difundió el documento Estrategia Indo-Pacífico, en el que indicaba que dicha región es el epicentro de la actividad económica mundial, llamaba a hacer un esfuerzo multifacético para impulsar la posición estratégica de Estados Unidos y contener el avance de China y explicaba lo siguiente:

“Nos centraremos en cada esquina de la región, desde el noreste y sudeste de Asia, hasta el sur de Asia y Oceanía, incluidas las islas del Pacífico. (…) Este enfoque estadounidense cada vez más intenso se debe en parte al hecho de que el Indo-Pacífico se enfrenta a desafíos cada vez mayores, en particular de la República Popular China. (…) Ninguna región será más importante para el mundo y para los estadounidenses que el Indo-Pacífico”.

La guerra y sus patios traseros

Con la invasión rusa de Ucrania la desconfianza entre Washington y Pekín es evidente. La Administración Biden ha culpado a China de no presionar lo suficiente a Rusia para que cese sus ataques contra Ucrania, y el Gobierno chino ha acusado a EE.UU. y Reino Unido de echar más leña al fuego armando al ejército ucraniano y de usar “la cuestión ucraniana para difamar o amenazar a China”.

En medio de todas las tensiones, China y las islas Salomon acaban de cerrar un acuerdo de seguridad que no ha sido acogido con buenos ojos por Australia y EE.UU. De hecho, Washington ha indicado que no descarta intervenir militarmente si China instala una base en dichas islas, situadas a miles de kilómetros de su territorio. Ante tales críticas, el Gobierno chino ha subrayado que los países de las islas del Pacifico Sur son soberanos e independientes, y no el patio trasero de EE.UU. o Australia.

“En el marco de la guerra en Ucrania se pretende que los mensajes para Rusia tengan también otro destinatario: China”

Leer artículo completo en «el Diario.es«

Deja una respuesta